La enfermedad de Crohn implica una inflamación en el tracto digestivo. Pero una nueva investigación sobre sus causas se enfoca en unos hongos que se encuentran comúnmente en la piel.

Esos hongos microscópicos, llamados Malassezia restricta, se vinculan con la caspa. Se encuentran en la piel grasa y en los folículos del cuero cabelludo, pero también acaban en los intestinos. Pero no se sabe cómo llegan allí ni qué hacen.

Los hongos podrían empeorar los trastornos intestinales como la enfermedad de Crohn (un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria) en los pacientes con cierta conformación genética, según el estudio. Los síntomas de Crohn pueden incluir diarrea, calambres estomacales y pérdida de peso.

Los resultados del estudio se publicaron el 5 de marzo en la revista Cell Host & Microbe.

“Nos sorprendió encontrar que el Malassezia restricta fuera más común en las superficies del tejido intestinal de los pacientes con enfermedad de Crohn que en las personas sanas”, señaló el coautor del estudio, David Underhill, jefe de enfermedad intestinal inflamatoria en el Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles.

“Además, la presencia del Malassezia se vinculó con una variación común en un gen que se sabe que es importante para la comunidad de los hongos, una firma genética que es más común en los pacientes con enfermedad de Crohn que en la población sana”, dijo Underhill en un comunicado de prensa de la revista.

Los cambios en los hongos intestinales, como el M. restricta, y la forma en que un individuo responde a estos hongos, podrían ayudar a empeorar los síntomas en algunos pacientes con enfermedad de Crohn, comentó el coautor del estudio, José Limón, miembro del equipo de investigación del Cedars-Sinai.

Los investigadores encontraron inicialmente que, en los ratones, la presencia del M. restricta empeoraba la colitis, un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria.

Además, una investigación posterior mostró que los niveles de M. restricta estaban elevados en los pacientes con Crohn que portaban una variante genética conocida como el alelo de riesgo IBD CARD9. Esto aumenta la capacidad de las células inmunitarias de producir moléculas de señalización inflamatorias en respuesta al M. restricta.

“Hasta ahora, los datos no sugieren que la presencia del Malassezia en los intestinos sea algo inherentemente malo. Lo encontramos en algunas personas sanas, y en los ratones no parece provocar por sí mismo la enfermedad en el intestino”, añadió Underhill. “Pero si hay algo de inflamación intestinal, el Malassezia parece empeorarla”.

El próximo paso en esta investigación incluye determinar si eliminar el M. restricta del intestino en este grupo de pacientes con Crohn alivia sus síntomas.

En esta nota:

https://www.debate.com.mx/salud/Enfermedad-de-Crohn-podria-ser-causada-por-hongos-de-la-piel-20190311-0158.html