Ciudad de México (CNN) — Susana Dueñas Rocha tenía solo 21 años cuando fue sentenciada a 30 años de prisión. Un tribunal la declaró culpable de tener un aborto, un delito penal en México.

La garganta de Rocha se secó y sus ojos se llenaron de lágrimas mientras escuchaba el fallo en 2004 en Guanajuato, un estado al norte de la Ciudad de México. Su mente seguía pensando: ¿por qué nadie le creería?. Rocha les dijo a todos los que lo escucharían que ella no abortó por voluntad propia, sino que tuvo un aborto involuntario.

Hacía unos meses, Rocha se había derrumbado en un aula de su universidad y fue llevada de urgencia a un hospital. Ella pensó que estaba enferma y no sabía que estaba embarazada, dijo.

El médico sospechaba y se oponía firmemente al aborto. Él le dijo que sentía que era su deber moral reportarla. Usando un formulario del hospital, escribió una “confesión” en nombre de Rocha que decía que ella había “matado a su bebé que estaba por nacer”. La carta causó su encarcelamiento.

Pero después de una lucha incansable liderada por la organización benéfica legal Las Libres, Rocha fue liberada en 2010, y el tribunal citó falta de pruebas suficientes. Ella cumplió siete de los 30 años de su sentencia a prisión. Hoy, ella tiene 35 años y es trabaja en el servicio de limpieza en una escuela en Guanajuato. Todos los días, ella piensa en las otras mujeres que conoce que permanecen tras las rejas por supuestamente hacerse abortos.

“Sé lo difícil que es para ellas”, dice Rocha, sentada en un asiento en la oficina de Las Libres en Guanajuato, con un llavero de Cristo en los dedos. “Viví ese infierno. Es demasiado para mí incluso pensar en ello”.

Susana Dueñas Rocha fue condenada a 30 años de prisión por haber tenido un aborto espontáneo. Pagó 7 años de su pena y fue liberada por falta de pruebas.

En el momento del encarcelamiento de Rocha, la Iglesia católica y los activistas contra el aborto tuvieron una fuerte influencia política y social en México, tal como lo hacen hoy. El aborto sigue siendo ilegal a nivel nacional en todas las circunstancias, excepto en violación, aunque en Ciudad de México, los abortos fueron despenalizados hace una década.

El número de mujeres encarceladas por aborto varía según los expertos con los que hables. GIRE, una organización mexicana de derechos humanos, dice que 4.000 mujeres están en la cárcel por aborto en todo México. Otras organizaciones, incluyendo Las Libres, dicen que sus datos muestran que las cifras alcanzan las 10.000 mujeres. Los números están sesgados en parte porque no se recopilan datos oficiales del gobierno.

Pero mientras que la Iglesia Católica y los grupos contra el aborto ciertamente tienen el poder, no han sido la fuerza impulsora única detrás de las leyes contra el aborto del país.

Entre los años 2000 y 2014, Human Life International, una organización antiaborto con sede en Estados Unidos, asignó 7,9 millones de dólares en fondos para apoyar los esfuerzos de base contra el aborto en países con algunas de las leyes de aborto más duras del mundo, incluidos México y El Salvador. La organización apoya las “actividades en contra del aborto”, de acuerdo con sus propios registros de impuestos.

“Mientras un bebé sea abortado en el mundo o una persona sacrificada, continuaremos defendiendo la dignidad de la persona humana, hecha a imagen y semejanza de Dios”, dijo Deborah Piroch, directora de relaciones públicas de Human Life International (HLI).

La organización realiza viajes misioneros en 100 países, según Piroch.

  • Mira: Rompe el silencio la mujer que estuvo encarcelada por aborto involuntario en El Salvador

“Los [viajes] pueden abarcar desde la planificación familiar nacional hasta la planificación en una comunidad parroquial africana, capacitación en castidad en una escuela católica y la formación de sacerdotes contra el aborto en un seminario en América Latina hasta la organización de una conferencia pro vida en Asia”, Dijo Piroch. “Nuestro trabajo está diversificado, pero se enfoca en la capacitación pro-vida y se adapta a las necesidades de la región”.

México es un foco importante para los activistas contra el aborto, incluida Human Life International. Con el apoyo financiero del grupo, se han abierto al menos 160 centros contra el aborto en todo el país y en toda América Latina.

Algunas de las actividades que el grupo apoya en México incluyen presionar a los políticos, organizar conferencias, organizar protestas y organizar el activismo en las redes sociales. La organización sigue de cerca los esfuerzos de los grupos extranjeros contra el aborto, llegando ocasionalmente a enviar representantes de Estados Unidos para que trabajen junto a ellos.

Mary Alice Carter, directora ejecutiva de Equity Forward, un organismo de control de la salud reproductiva con sede en Estados Unidos, dijo que existe una hipocresía en la forma en que opera Human Life International.

“Las organizaciones contra el aborto como HLI dicen que no quieren ver a las mujeres castigadas por su decisión reproductiva, pero han pasado décadas financiando grupos y campañas en el extranjero que llevan a la persecución y encarcelamiento de mujeres”, dijo. “No es nada menos que inconcebible que HLI continúe financiando estos esfuerzos”.

“Me llamaron asesina mientras pedía ayuda”

En una casa al borde de Guanajuato, Martha Patricia Mendez Manuel, de 23 años, posa en el borde de su asiento. En noviembre de 2017, Manuel tuvo un aborto involuntario. El personal médico del hospital en ese momento sospechaba de ella. Le preguntaron de dónde había sacado las píldoras de aborto. ¿Cuántas tomó? ¿Quién la ayudó?. “Me llamaron asesina mientras pedía ayuda”, dijo.

Martha Patricia Mendez Manuel fue víctima de un acoso intenso después de su aborto no intencional.

Más tarde, la enfermera le trajo a Méndez el feto, envuelto en una tela ensangrentada. Ella le dijo que le pidiera perdón y que la besara. Luego llevó a Méndez a una habitación donde estaban las nuevas madres y bebés y le dijeron que esperara allí hasta que la llevaran a la oficina del Ministerio de Salud para ser acusada de homicidio.

Méndez escapó por poco de la prisión debido a la falta de evidencia. Pero la experiencia la dejó con profundas cicatrices psicológicas, y desarrolló una depresión. También fue sometida a un intenso abuso y hostigamiento en su ciudad y se vio obligada a abandonar su hogar y su familia para comenzar de nuevo. “Me llamaban ‘la niña que mató a su bebé’”.

La experiencia de Manuel refleja un escenario común para las mujeres en México. La falta de atención reproductiva en todo el país ha afectado a las mujeres, tanto física como psicológicamente, con altas tasas de complicaciones de salud, e incluso la muerte, de abortos inseguros.

Un esfuerzo internacional de cabildeo contra el aborto

Human Life International no es la única organización estadounidense contra el aborto que opera en el extranjero para financiar el activismo sobre el terreno. Grupos estadounidenses ayudaron a financiar el movimiento de cabildeo en Irlanda mientras luchaban contra las leyes de aborto, por ejemplo. 40 Days for Life, una campaña religiosa contra el aborto que se enfoca en el alcance comunitario con activistas contra el aborto, se encuentra en Kenia y Brasil, entre otros países.

Pero como una de las organizaciones más grandes contra el aborto en los Estados Unidos, Human Life International ha ampliado sus esfuerzos en los últimos años, incluso en Filipinas, donde el aborto es estrictamente ilegal.

Las protestas lideradas por organizaciones afiliadas en México son comunes. Los activistas estacionan camionetas fuera de las clínicas del hospital y, en ocasiones, engañan a las mujeres al afirmar que forman parte del procedimiento hospitalario y ofrecen ecografías falsas como una táctica para que reconsideren un aborto. En julio, las protestas contra el aborto se salieron tanto de control que evitaron que se abriera una clínica de abortos en Ciudad de México.

Algunos grupos a favor del aborto, como GIRE y Fondo Maria, dicen que Human Life International también ha realizado múltiples intentos de difamar su trabajo desde 2008, publicando informes falsos destinados a desacreditar sus hallazgos e investigaciones relacionadas con el acceso al aborto.

  • Mira: Crece solidaridad con Imelda Cortez, acusada de homicidio agravado por intento de aborto

Además, los defensores del aborto en México y El Salvador hablaron de tácticas de intimidación por parte de la oposición, incluidos el hostigamiento y las amenazas de muerte. Cada vez más, los grupos contra el aborto, como Pro-Vida, identifican a las mujeres que creen que han practicado un aborto y publican sus nombres y direcciones en Internet.

Teresa Herrera, directora de comunicaciones de la organización benéfica mundial para la salud reproductiva de mujeres Marie Stopes en Ciudad de México, relató un incidente en 2015 cuando su colega fue secuestrada fuera de una de las clínicas de salud del grupo.

Fue conducida durante una hora por una persona que se identificó como activista contra el aborto. La persona abusó verbalmente de ella en un intento de intimidarla por su trabajo, pero no sufrió daños físicos. Ahora se recomienda al personal que no use sus uniformes fuera de las clínicas para evitar ser identificado.

Restringir legalmente el aborto en México no impide que las mujeres busquen el procedimiento. Hasta 2009 la tasa de abortos en el país había aumentado en más de la mitad desde 1990, cuando era de 25 por cada 1.000 mujeres. Pero acceder a un aborto sigue siendo un reto.

Si una mujer en México quiere abortar, puede hacerlo por medios ilegales o viajar a la Ciudad de México para someterse al procedimiento a través de organizaciones como Fondo María, que financia y apoya a las mujeres que viajan a la capital para un aborto.

Las mujeres deben tomar autobuses en todo el país durante la noche para hacer esto. También se ven obligados a tomarse un tiempo de descanso y perder dinero porque necesitan pasar varios días en la Ciudad de México para el procedimiento y el tiempo de espera.

En Ciudad de México hay al menos dos docenas de hospitales públicos que realizan abortos gratuitos en una ciudad de 8,8 millones de habitantes. Un estudio de 2018 del Instituto Guttmacher encontró que las mujeres que buscaron abortos en la Ciudad de México entre 2013 y 2015 eran de la Ciudad de México (66%) o del área metropolitana circundante (22%), mientras que el resto provenía de estados limítrofes (7%) o el resto de mexico (5%).

Ya sea que una mujer elija hacerse un aborto o tenga un aborto espontáneo o una complicación, las consecuencias de la ley mexicana pueden ser graves.

En enero, Dafne McPherson, una mujer mexicana acusada de asesinar a su hijo recién nacido y declarada culpable en julio de 2016, fue puesta en libertad después de que se revocara su condena. Un tribunal de apelaciones dice que la evidencia era endeble.

McPherson dijo a los reporteros después de salir de la cárcel, que “lo único que puedo decir a otras mujeres que están en mi situación es que nunca pierdan la esperanza”.

https://cnnespanol.cnn.com/2019/03/12/asi-es-como-organizaciones-estadounidenses-apoyan-las-leyes-contra-el-aborto-en-mexico-y-en-otros-paises/