13 de Agosto de 2019

Por Víctor Hugo Morales Meléndez

En Lima se ha construido una historia de éxito del deporte mexicano, eco de nuevos tiempos y esperanzas.

La bandera de México fue izada como nunca en una gesta deportiva continental, los triunfos se sucedieron de manera vertiginosa en los XVIII Juegos Panamericanos Lima 2019. Fueron 37 medallas de oro que hicieron posible que 37 veces miráramos ondear nuestra bandera en lo más alto de los recintos deportivos limeños; también la plata cubrió de triunfo a la delegación mexicana, 36 veces logramos un prestigioso segundo lugar y 63 veces nuestros deportistas conquistaron una digna medalla de bronce. En total, 136 preseas Panamericanas. ¡Qué pundonor y qué coraje de nuestros deportistas para ser triunfadores! Son 543 historias de éxito en Lima, de cada uno de los deportistas participantes.

México estuvo presente en más ámbitos en el marco de los Juegos Panamericanos: la fiesta continental inició en México, con el encendido de la llama panamericana en Teotihuacán; la concepción artística –excelsa– de la ceremonia de inauguración de los Juegos estuvo a cargo del creativo mexicano Francisco Negrín; el nombre de la mascota de los juegos –el simpático Milco– deriva de Cuchimilco, figura de barro perteneciente a la cultura chanca y, que carecía de nombre y que, se dice, fue tomado de Xochimilco, México; además, nuestro país fue el único que colocó un stand gastronómico en el PanamFest de la Costa Verde limeña. Estos son sólo cuatro ejemplos de la exitosa presencia de México en los Juegos Panamericanos.

Nunca olvidaremos los rostros sonrientes de nuestros deportistas triunfadores: de Paola Longoria y el gran dominio mexicano en el raquetbol; de José Carlos Villarreal y el destacado desempeño de la delegación mexicana en atletismo; de las extraordinarias integrantes del equipo de gimnasia rítmica; de Iván y Kevin en los clavados, y de todos y cada uno de las y los deportistas mexicanos que pusieron su mejor esfuerzo, talento y su amor por México para este histórico resultado.

En los preparativos, en las competencias deportivas y en las reuniones de trabajo destacó la acción de los directivos y entrenadores mexicanos, quienes proveyeron el soporte institucional, logístico y técnico
para el excelente desempeño de nuestros deportistas.

El 15 de julio, en la ceremonia de abanderamiento de la delegación mexicana, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó: “Siempre que hay una transformación se avanza en lo cultural, en lo deportivo, en todo lo que tiene que ver con la creación, el esfuerzo y el fortalecimiento de nuestra identidad”. Los resultados en estos Juegos Panamericanos son muestra de ello: a la par de la transformación que experimenta el país, el excepcional triunfo en Lima revalora el desempeño deportivo de nuestros atletas e inaugura una etapa de alto rendimiento, que sin duda se verá reflejada en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El triunfo deportivo mexicano no podría entenderse sin el apoyo constante y la simpatía mostrada hacia nuestros atletas por parte del pueblo peruano. Los dirigentes deportivos del Perú mostraron una gran capacidad organizativa. Perú tiene grandes motivos para sentirse profundamente orgulloso de estos Juegos y, nosotros, los mexicanos, de agradecimiento con el Perú, con su gobierno, sus dirigentes deportivos y su pueblo. Siempre llevaremos en el corazón los triunfos y la alegría que nos dejó Lima 2019.

Miremos y estemos más en el sur, un espacio que nos dignifica, un lugar de hermandad con México.

https://www.excelsior.com.mx/opinion/columnista-invitado-nacional/mexico-un-triunfo-desde-el-sur/1330084